fullsizeoutput_204c.jpeg

lands / 5 m ø / Telliskivi Cultural City, Tallin

intervención realizada en el Bearty Arts Festival, con el apoyo de la Embajada de España en Estonia

 

acrílico sobre tela | acrylic on canvas | acrylique sur toile

diferentes medidas | different sizes différentes mesures

2018-19

IMG_20190328_144711_743.jpg

lands

panoramas abstractos

A lo largo de los últimos años, mi trabajo se ha centrado principalmente en la abstracción geométrica: formas y colores como unidades básicas con las que he compuesto todo mi universo visual. Color y forma como unidades mínimas con las que articular todo mi lenguaje pictórico.


Y aunque de manera concurrente estoy trabajando en un serie basada en la ausencia del color frontal, sentía la necesidad al mismo tiempo, de experimentar con unas obras cercanas a la figuración, teniendo como referencia parte de la realidad. Sin forma geométricas puras, pero manteniendo el color plano característico de mi trabajo, intentar evocar vistas, paisajes y panoramas, resultado de composiciones de formas no definidas.


Alejado en algunos aspectos estéticos de mis anteriores trabajos puramente geométricos, donde los ángulos rectos predominan por encima de cualquier otra forma, en esta serie he querido relajar mis dogmas autoimpuestos e indagar, aunque sea de forma casi tangencial, los limites de la abstracción más lírica y menos geométrica.


Inspirado por los paisajes mediterráneos y neozelandeses, esta serie de panoramas abstractos, y en cierto modo minimalistas, en los cuales los elementos figurativos son solo una evocación del observador, los componentes están reducidos a su mínima expresión (superficies y colores planos), maximizando de esta forma la relación subyacente entre ambos y el poder de la percepción.


Colores y superficies, máximos y mínimos que colapsan en coloridos planos que evocan bucólicos paisajes.


Estos paisajes infinitos están trabajados en una superficie circular, algo que no es aleatorio. Veo al espectador como un voyeur del mundo particular y privado del artista, un observador que echa un vistazo a través de la mirilla, a través de la cual pueden mirar tan cerca como quieran, pero nunca tendrán una visión completa del ‘todo’, una mirada sesgada, tal como sucede cuando miramos por una rendija. Paisajes que pueden extenderse hasta el infinito, de los que solo se puede apreciar una pequeña parte.